Archivo por meses: octubre 2016

Unidad de Enfermedades Neuromusculares en el HUCA

Se calcula que en Asturias viven 1.600 personas con enfermedades neuromusculares y que tardan entre tres y diez años en ser diagnosticados. Para agilizar este proceso y mejorar la calidad de vida de los pacientes, el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) ha creado una Unidad de Enfermedades Neuromusculares que engloba a profesionales de quince especialidades y que trabajarán junto con las asociaciones de pacientes.

unidad
El consejero de Sanidad del Principado, Francisco del Busto, ha elogiado la puesta en marcha de unidades como ésta, que pueden evitar mucho sufrimiento a los ciudadanos. Sergio Calleja, neurólogo y coordinador de esta nueva unidad, busca dar una respuesta de diagnóstico y tratamiento más eficaz y evitar que los pacientes sean derivados a otras comunidades autónomas. Germán Morís, otro de los neurólogos implicados asegura que el trabajo ha de ser multidisciplinar, porque un neurólogo no hace nada solo.

El equipo estará formado por profesionales de neurología, neuropediatría, neurofisiología, radiología, anatomía patológica, genética, rehabilitación, neumología, nutrición, cardiología, foniatría y cirugía plástica, entre otros servicios. Todos ellos desarrollarán su labor en colaboración con trabajadores sociales, enfermeras, gestores de casos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, logopedas y nutricionistas. Además, contarán con el apoyo expreso de las asociaciones de pacientes.

Dichas asociaciones de pacientes estaban representadas en el acto de presentación de la Unidad por María José Álvarez Fernández, por los afectados de ELA (esclerosis lateral amiotrófica); Baudilia Fernández, portavoz de ASEMPA (Asociación de Enfermos Neuromusculares del Principado de Asturias); y Arturo Muñoz e Isabel Álvarez Alfonso, presidente y tesorera de la Asociación de Miastenia Gravis.

El término enfermedad neuromuscular engloba más de 150 dolencias que pueden afectar al músculo, al nervio o la unión neuromuscular. Su característica común es la pérdida de fuerza que, puede aparecer asociada a una disminución sensitiva y, en menor medida, a una disfunción autonómica. En muchos casos, acarrea la pérdida de la capacidad funcional para afrontar las tareas cotidianas.

Se trata de un grupo muy heterogéneo de enfermedades con un nexo común: cronicidad, escasa prevalencia, progresividad, presencia de un componente genético y ausencia de tratamientos efectivos para su curación. Esto implica que muchos afectados requieran consultas médicas periódicas y cuidados continuos que han de adaptarse progresivamente a la pérdida de la capacidad funcional y que originan un alto coste familiar, social y sanitario.

Entre ellas figuran las dolencias crónicas que pueden comenzar en cualquier etapa de la vida, las enfermedades raras, como la distrofia de Duchenne, la esclerosis lateral amiotrófica o la miastenia gravis; enfermedades de origen genético y otras que no tienen tratamiento o son de coste muy elevado, como es el caso de la enfermedad de Pompe, que genera un coste de unos 300.000 euros al año por paciente.

Más información en:

http://www.hca.es/huca/web/documentos/HUCAnoticia90.pdf

https://www.asturias.es/portal/site/astursalud/menuitem.ce3ed63eccc24012fb43cb4c68414ea0/?vgnextoid=0847fa75911c7510VgnVCM10000098030a0aRCRD&vgnextfmt=formatArticuloEditor

http://www.lavozdeasturias.es/noticia/asturias/2016/10/11/huca-crea-unidad-enfermedades-neuromusculares/00031476200592194705851.htm

Conducir con esclerosis múltiple

La semana pasada pude asistir a una de las charlas organizadas por la neuropsicóloga Yolanda Higueras en la Maternidad del Hospital Gregorio Marañón en Madrid. Se habló de esclerosis múltiple y conducción, y fue impartida por la doctora Martínez Ginés.

conducir

Me ha hecho recordar mis clases prácticas en la autoescuela: una hora de actividad física y mental, de gimnasia continua y de concentración sostenida. Y así todos los días, y se nota la diferencia entre conducir por la mañana temprano y conducir después de comer.

Pensaba que no iba a notar tanto la esclerosis múltiple, pero siempre utilizaba gafas de sol para contrarrestar la claridad y aumentar el contraste. Siempre estaba pendiente de llegar a un baño o a casa antes de que fuera demasiado tarde y no pudiera controlar la orina. Siempre pisando los pedales como si mis pies fueran de madera, con torpeza y sin la fuerza o la intensidad justa que yo quería darles.

A veces, mis piernas tiemblan o se agarrotan haciendo difícil el juego de pies. Por supuesto, el calor me va consumiendo las energías y me nubla el pensamiento, así que mejor conducir con aire acondicionado.

A pesar de estas molestias, obtuve el permiso de conducir sin grandes problemas hace casi un año. La cosa se ha complicado un poco desde el último brote, pues las piernas han sufrido lo suyo y no he practicado la conducción tanto como hubiera querido. Además, la confianza en mí misma se ha visto mermada, cosa que probablemente no ocurriría si tuviera más experiencia al volante.

Al estar todavía en fase de aprendizaje, soy consciente de todos mis movimientos. Si llevara más tiempo conduciendo, ya los tendría automatizados y no estaría pensando todo lo que hago hasta el mínimo detalle y podría prestar toda mi atención a la circulación.

conducir

La conducción nos da mucha autonomía y nos facilita ir a trabajar o a estudiar, hacer recados, visitas… Se trata de adaptarnos y llegar a un acuerdo con nosotros mismos para cambiar las horas de conducción, dosificar los tiempos, tener presentes los efectos de algunos medicamentos, etc.

Tengo la intención de hacerme con un coche automático en el futuro, cuando sea posible, porque creo que supondrá una mejora sustancial, pero mientras tanto seguiré practicando con el manual.

¿Cómo hacéis vosotros para conducir con esclerosis múltiple?

Actualización: para conocer los puntos que se han tratado en la charla y más detalles sobre la renovación del permiso de circulación, adaptaciones del vehículo, etc., visitad la entrada de CleoLagos “Conducción y EM” en somosem.com