Archivo por meses: marzo 2017

La FDA aprueba Ocrevus (ocrelizumab) para la EM

El mes pasado pasé revisión en la consulta de neurología. Estábamos comentando lo contenta que estoy con el Tysabri, que sus efectos secundarios están dentro de lo esperable y que por suerte, los análisis del virus JC continúan saliendo negativos. Hablamos de la diferencia con respecto al Betaferon: se nota mucho pasar de poner una inyección día sí y día no a acudir solo una vez al mes al hospital de día.

A raíz de este comentario acerca de la comodidad, mi neurólogo dijo que previsiblemente, para 2018 podríamos contar con un tratamiento nuevo, algo parecido al Tysabri, pero que se administra una vez cada tres meses o una vez cada seis meses. Además, todo apunta a que con esta nueva medicación, no habría que preocuparse por el virus JC, como ocurre con el natalizumab.

Yo seguía pensando en lo bien que me está sentando el Tysabri, y no le hice más preguntas sobre este asunto. Pero luego pensé, ¿está hablando del ocrelizumab? Y por las noticias que he ido leyendo últimamente, me parece que sí.

ocrelizumab
Esta semana, la FDA ha aprobado en Estados Unidos el uso de Ocrevus (ocrelizumab) para el tratamiento de esclerosis múltiple remitente-recurrente y primaria progresiva. Se ha hecho esperar, pues se contaba con ello a finales del pasado año, pero quedaban asuntos pendientes de rematar sobre la comercialización de medicamento.

La EMA todavía debe aprobarlo para su utilización en Europa, lo que se prevé que tenga lugar a finales de este 2017. A pesar de ello, es una noticia que nos alegra y da esperanza, sobre todo a los pacientes con la forma primaria progresiva, de que tengan un tratamiento disponible cuanto antes, como comenté el pasado Día Nacional de la Esclerosis Múltiple.

Yo, mientras tanto, igual que cuando decía “ojalá que pueda estar muchos años con Betaferon”, ahora cambio el discurso y digo, “ojalá que pueda estar muchos años con Tysabri”. Pero me agradó el optimismo de mi neurólogo cuando dijo que lo tendríamos en 2018; como una realidad tangible, con muchas garantías de que lo tendrían disponible allí mismo para quienes lo necesitaran.

Mi experiencia con MOWOOT

El estreñimiento crónico es un problema al que yo no le daba importancia pero que se vio acentuado a raíz del diagnóstico de esclerosis múltiple en 2010. Por síntomas como la fatiga, la rigidez muscular o las dificultades de movilidad no puedo hacer todo el ejercicio que me gustaría. En particular, siempre noto mucho el estreñimiento durante los ingresos hospitalarios, donde a pesar de tener una dieta especialmente configurada para asegurar el tránsito, pasaba cuatro o cinco días sin ir al baño.

A pesar de todo, nunca comenté esta cuestión con ningún médico. Nunca he probado laxantes ni enemas. Y en cuanto a los masajes abdominales, pensaba que solo estaba indicado para los bebés. Yo creía que dentro del problema del estreñimiento, estaba bastante bien, que a mí no me afectaba de forma grave como a otras personas.

mowoot
Por estas razones, no pensé que un producto como MOWOOT me fuera a interesar, hasta que lo probé y vi los resultados.

Hay muchas cosas que me gustan de MOWOOT. Por ejemplo, que no tiene efectos secundarios. Este aspecto es muy importante para mí, porque los fármacos laxantes o los enemas pueden dañar tu cuerpo y siempre estoy preocupada por la compatibilidad entre medicamentos. De esta forma, con un remedio natural como son los masajes, no hay que darle más vueltas.

Casi sin darte cuenta, pasa a formar parte de tu rutina diaria. El cinturón se coloca fácilmente y durante el masaje puedes estar descansando, puedes leer, charlar tranquilamente, escuchar la radio, etc. Puedes utilizarlo tantas veces como quieras, y siempre te sentará bien. El masaje produce una sensación muy agradable y el cuerpo se queda relajado. Con MOWOOT, creas un hábito saludable sin apenas esfuerzo.

Desde el primer día he notado mejoras, como mayor frecuencia de deposiciones, que tienen lugar a la misma hora del día, y también más facilidad y menos tiempo invertido cada vez que voy al baño. Además, si algún día no puedo utilizar el MOWOOT o si no voy al baño, mi cuerpo no lo pasa mal como antes. Ahora tengo la certeza de que esa situación no va a durar mucho tiempo y eso es algo que me da seguridad y me tranquiliza sobremanera.

Después de comprobar que funciona tras varios meses de uso, me dirijo a tantas personas como yo, que no son plenamente conscientes del problema del estreñimiento crónico. A los que dudan y dicen “eso no es para mí” y ni siquiera se imaginan los beneficios que pueden obtener de un dispositivo como MOWOOT. Merece la pena hacerse con él, se amortiza desde el primer minuto y es una inversión en salud y en calidad de vida.

Me alegro de haberle dado una oportunidad.

www.mowoot.com