Dormir está infravalorado

Me encanta dormir. Y además, siempre he sido una persona vespertina. Recuerdo que lo pasaba fatal levantándome para ir al colegio. El sonido del despertador debe de ser el más aborrecido por los estudiantes de todas las edades.

dormir
Cuando crecí y las tareas requerían más tiempo y dedicación, mis mejores horas para estudiar siempre eran después de cenar, entre las diez de la noche y la una de la mañana. Durante esos momentos, mi mente estaba más espabilada y perspicaz, y mi cabeza funcionaba como una máquina perfectamente engrasada. No importaba la materia que tuviera delante porque la asimilaba sin problemas ni apuros, cosa que en otras horas del día no sucedía.

Ya en la universidad continué aprovechando esas horas para estudiar y podía levantarme al día siguiente a las siete de la mañana sin mayor dificultad, un día sí y otro también, a pesar de que las jornadas eran más largas. La llegada de nuestra inquilina la esclerosis múltiple cambió mi vida de estudiante, mis horarios, mi capacidad de concentración y de atención, mis energías y en especial, la forma de disponer de ellas.

Para dosificar mejor mi energía, hice algunos cambios en mi rutina. En lugar de ducharme por las mañanas, pasé a hacerlo a última hora de la tarde para evitar prisas en la bañera, fatiga innecesaria, y así levantarme un poquito más tarde. Empecé a “dormir” la siesta los días que no tenía clases por la tarde. Lo pongo entre comillas porque casi nunca conseguía dormir, pero simplemente tumbarse con los ojos cerrados era algo que echaba de menos cuando no me era posible hacerlo. Dejé de estudiar hasta la una, hasta las doce como muy tarde en circunstancias excepcionales. Además, me aseguraba de pasear a menudo para despejar la cabeza y para dormir mejor por la noche gracias al ejercicio.

Por suerte, en los últimos años tuve horarios flexibles y para nada agotadores en comparación con los primeros años, cosa que jugó a mi favor para poder terminar. Lo que he aprendido es que si no descansamos bien, el cuerpo no responderá a lo que queremos hacer, y aunque responda mínimamente, los resultados dejarán bastante que desear. Y si tenemos dificultades para conciliar el sueño, debemos pedir ayuda y encontrar la raíz del problema.

A día de hoy, dormir y descansar bien sigue siendo una prioridad para mí. El descanso es salud y tenemos que tomarlo en serio y darle la importancia que le corresponde.

2 pensamientos en “Dormir está infravalorado

  1. Chefi Pérez Fernández

    Sí, para mí, el sueño es también es muy regenerador, no solo el hecho de dormir, sino el descanso. Me acuerdo, cuando trabajaba de 6 a 11, el descanso ese matutino de 11 a 12 para hacer un desayuno tardio, era una tabla de salvación. Por la tarde era menos tiempo pero igualmente tenía que descansar porque deapués volvia a trabajar a utra casa dos horas y media. Y así hacía mi vida remendando el cuerpo como se podía. Es importante que el cuerpo responda y saber escucharlo. Espero que saquen algo que nos ayude a recargar esas pilas que tenemos descargadas, unos más que otros.

    Responder
    1. admin Autor

      Hola Chefi,

      Yo cuando no descansaba tenía alterado hasta el estómago. Los descansos son la clave y es cierto, tenemos que escuchar a nuestro cuerpo y no forzar más de la cuenta. En cuanto a una medicación para cargar las pilas, tengo entendido que hay alguna para la fatiga aunque no la he necesitado. De todas formas, para este síntoma en concreto no tengo noticia de nuevas investigaciones…

      Un beso,

      Lidia

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *