Involucrarse en salud

Hay personas que no quieren saber nada de su enfermedad. No me refiero a los “pacientes que no quieren ver”, ni al pronóstico, del que a día de hoy no podemos conocer nada, como había comentado en otras entradas. Hablo de involucrarse en la propia salud, de saber qué pasa, en qué consiste, qué tratamientos están disponibles, cómo poder cuidarse para encontrarse mejor, cómo sacar más provecho de las consultas… Por supuesto que la enfermedad es cosa de cada uno y cada uno actúa como mejor le parezca y como mejor duerma por las noches. Hay que respetarlo y ya está. Pero mi corazón me dice que si yo no me hubiera involucrado estaría peor.

Me involucro porque creo que está en mi mano hacer algo por mi salud y si yo no me cuido nadie lo va a hacer por mí, con enfermedad o sin ella. Me gusta leer en el informe de neurología que soy participativa y colaboradora. Me gusta cumplir con mis citas y seguir bien mis tratamientos. No me gusta que haya información importante circulando por ahí y estar yo sin enterarme. Me sentiría ignorante, una persona que no quiere ni aprender ni tomar parte activa en algo que le está ocurriendo. Una cosa es no saber, y cierto es que nadie nace sabido, y otra es no querer saber.salud

Creo que muchas personas que no se involucran se están perdiendo muchas cosas que les sentarían estupendamente. Se pierden terapias, rehabilitación física o psicológica como el Programa Mejora de Cocemfe Asturias, por poner un ejemplo. Se pierden información y charlas muy interesantes, como las Jornadas Científicas. Se pierden personas e historias inspiradoras de las que se puede aprender mucho, ya sea en las asociaciones o en las redes sociales. Pueden estar perdiéndose servicios sociales, subvenciones para ayudas técnicas, el reconocimiento de la discapacidad con sus beneficios fiscales… Y lo más importante: se pierden salud y bienestar físico y mental.

Alguna vez os he hablado de mi madre. Desde siempre le interesaba conocer el cuerpo, las enfermedades, la salud, la actualidad en investigación científica, etc. Cuando enfermó de mieloma múltiple ella seguía informándose sobre su enfermedad y buscó lo que pudo para conocer lo que estaba pasando. Sobre el futuro no creo que encontrara nada demasiado alentador más allá de alguna noticia sobre ensayos clínicos o tratamientos experimentales que incrementaran mínimamente la supervivencia.

En comparación con la esclerosis múltiple apenas hay información o testimonios sobre el mieloma. Además cuando un cáncer es malo, ya sabemos cómo termina la historia. Parece fácil hablar de un cáncer de forma indirecta, pero también es complicado (por no decir jodido) para la familia. Hasta que le faltaron las fuerzas, mi madre quiso conocer lo que le ocurría, aprender a cuidarse lo mejor posible, seguir el consejo de sus médicos y hacer lo que ella tuviera en su mano para vivir un poco mejor. Siguió insistiendo en hacerlo todo ella para terminar dejándose ayudar, situación a la que se resignó sin dejar de oponer resistencia.

Muchos piensan que informarse y participar en la salud de uno mismo significa prestar demasiada atención a la enfermedad, ser débil porque estás dejando que tenga un papel en tu vida o incluso que es sinónimo de darse por vencido, expresión que personalmente no me gusta nada. Me he dado cuenta de que encontrarme con gente que piensa y actúa de esa manera me ayuda a reafirmar que yo no quiero ser así, que yo no quiero eso para mí. Yo quiero parecerme más a mi madre y a las personas que de verdad se involucran en su salud.

Y tú, ¿a quién quieres parecerte?

2 pensamientos en “Involucrarse en salud

  1. Chefi

    Creo que no se trata de parecerse a nadie. Todos tenemos diferentes formas de enfrentarnos a las adversidades y cada enfermedad se manifiesta de forma diferente en las persona. Nosotros como escleróticos, una enfermedad que se manifiesta de forma diferente en cada persona, deberíamos comprenderlo. Unas veces tienes ganas de luchar otras no puedes ni moverte y no es que no tengas curiosidad ni te de igual tu salud. Por ejemplo no se lucha igual con un brote que sin él, no se lucha igual con una administración que con otra.
    Yo misma he pasado por un cancer de vejiga y he estado de baja un mes exactamente, la quimio local me la iba a poner después de ir a trabajar y luego volvía por la tarde, consideraba que anímicamente me reconfortaba y alentaba más Me lo tomé así, pero comprendo a los que se piden un año de baja para ese menester.
    Las enfermedades son muy diversas como diversos son los enfermos y su entorno.

    Responder
    1. admin Autor

      Cada persona es diferente y su enfermedad también, eso lo comprendo perfectamente. Me refería a que todos podemos hacer algo por mejorar nuestra salud, con enfermedades o sin ellas. Llega un momento en que dices “si yo no hago algo, nadie lo hará por mí” o te preguntas “¿puedo hacer algo para estar mejor?”.

      Hablo de asumir cierta responsabilidad y de actuar. Por ejemplo, me encuentro con personas con esclerosis múltiple que olvidan tomar su medicación muchas veces y no piensan “¿cómo puedo hacer para que no se me olvide?”. O también personas con lupus que dicen “debería ponerme protección solar siempre que salgo a la calle pero no lo hago, me da igual”. Como digo en la entrada, eso es lo que yo no quiero para mí, no quiero ser así.

      Gracias por tu comentario 🙂

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.