La EM en una enciclopedia de 1978

Curioseando entre los libros antiguos de mi casa, me topé con una publicación preciosa, llamada Gran Enciclopedia Médica, del año 1978 de la editorial SARPE. Viene en nueve tomos por orden alfabético, con las tapas azules. Recuerdo que mi madre solía consultar estos libros de vez en cuando.
gran enciclopedia medica sarpe

 

Cuando la vi, me pregunté: ¿qué se sabía acerca de la esclerosis múltiple en aquellas fechas? Y encontré la siguiente entrada en la enciclopedia:

ESCLEROSIS EN PLACAS
Enfermedad anatómicamente caracterizada por la presencia de focos de desmielinización y esclerosis irregularmente distribuidos en todo el sistema nervioso central, y clínicamente por una serie de síntomas, distintos según los casos, pero que siempre son demostrativos del sufrimiento del sistema piramidal, del vestibular y del cerebral. La enfermedad afecta preferentemente a sujetos entre los veinte y los cuarenta años, con preferencia por el sexo masculino. 

La etiopatología no es del todo conocida, aunque se da cierto crédito a la hipótesis infecciosa y a la alérgica. La localización de elección está en el cuerpo calloso, las paredes del ventrículo cerebral, el mesencéfalo, el puente, el bulbo, los segmentos cervicales y dorsales de la médula. El cuadro clínico de la esclerosis en placas está, en la mayor parte de los casos, caracterizado por la asociación de síntomas de la serie piramidal (espasticidad, acentuación de los reflejos, Babinski) y por aquellos dependientes del sistema vestíbulo-cerebelar (nistagmus, ataxia, temblor cinético, disartria). Los trastornos motores se encuentran en primer plano y afectan tanto a los miembros como a los nervios craneales. El paciente acusa cansancio excesivo, especialmente en los miembros inferiores, dificultad para realizar movimientos delicados y precisos con las manos. A continuación aparecen leves signos paréticos en los miembros inferiores, el tono muscular suele estar elevado, el reflejo tendino-perióstico se exalta, mientras que los reflejos abdominales, por el contrario, disminuyen o desaparecen, surgiendo un temblor intencional. El curso asume aspectos típicos: a veces tiene carácter exclusivamente espástico, otras veces exclusivamente cerebelar; más frecuentemente tienen carácter mixto atáxico-espástico (miembros rígidos, titubeos, hipermetría del miembro que cae batiendo fuertemente la planta del pie sobre el suelo). El nistagmus, horizontal o rotatorio, aparece durante los movimientos de los globos oculares, sobre todo cuando la mirada se dirige hacia uno u otro lado. Con una cierta frecuencia se observan parálisis de los nervios óculomotores con la consiguiente diplasia, trastornos de la palabra (“palabra escándida”), trastornos sensitivos (hipoestesias, parestesias, entorpecimiento muscular) de carácter fluctuante, con oscilaciones de la intensidad y de la distribución topográfica. Son muy frecuentes los vértigos espontáneos o provocados, los trastornos psíquicos (euforia, episodios de ansiedad con agitación psicomotora, crisis de risa o llanto espástico). Según que prevalezcan uno u otro de los síntomas dichos, se pueden describir una forma parapléjica, una forma cerebelosa, una forma laberíntica, mientras que es más rara la forma de sintomatología completa.

En líneas generales, son dos los factores particularmente importantes para el diagnóstico de los casos con sintomatología incompleta o poco característica: la presencia de síntomas diversos no achacables a un foco único y el curso discontinuo con remisiones y recaídas

El tratamiento de la esclerosis en placas es uno de los capítulos más inciertos y desconcertantes de la medicina. Los tratamientos propuestos y experimentados con mayor o menor fortuna son numerosos, pero el único que ha dado un alto porcentaje de buenos resultados, aunque no definitivos, es la terapia cortisónica. Junto al tratamiento médico, no debe ser olvidado el tratamiento físico. Un moderado y adecuado ejercicio físico, una quinesiterapia de recuperación bien llevada pueden corregir en notable medida la espasticidad, la ataxia, la dismetría y la asinergia. Es necesario para ello que los ejercicios sean bien elegidos y alternados según un programa bien definido.

Gran Enciclopedia Médica SARPE (1978). S.A. de Revistas, Periódicos y Ediciones (SARPE), Madrid. Tomo III ENV-HIP, p. 815-816.
I.S.B.N.: 84-7291-096-2 (Obra completa)
Los textos médicos normalmente me resultan un poco difíciles de entender debido a la terminología y a muchos conceptos a los que se hace referencia y que no forman parte de mis conocimientos. Me limitaré entonces a comentar brevemente algunos aspectos que han llamado mi atención:
  • Hoy en día sabemos que la esclerosis múltiple afecta a más mujeres que hombres, pero resulta llamativo saber que la información conocida entonces concluía lo contrario.
  • A la hipótesis infecciosa y alérgica ya se le atribuye un papel como factor involucrado en el desarrollo de la enfermedad. Recientemente se trató el tema en las Jornadas Científicas de AADEM.
  • Los síntomas característicos que se identifican son los de tipo motor, espasticidad, ataxia, temblor, problemas sensitivos; nistagmo; vértigo y mareos; problemas para hablar; fatiga y cansancio y síntomas de tipo emocional. A esta lista añadimos con seguridad hoy en día los trastornos urinarios, gastrointestinales y sexuales y el deterioro cognitivo.
  • En el diagnóstico de la esclerosis múltiple se observa que la forma con recaídas es la más habitual y no se menciona ningún tipo de examen o prueba diagnóstica.
  • En cuanto al tratamiento, sólo los corticoides habían mostrado tener efectos positivos, y se refiere a ello como un “capítulo incierto y desconcertante”. En la actualidad podemos beneficiarnos de un catálogo de medicamentos que afortunadamente se va ampliando, y a los medicamentos inyectables y el natalizumab se han incorporado otros nuevos como el fingolimod, el aubagio, el laquinimod…
  • Ya se hace constar la importancia de la fisioterapia y la rehabilitación como parte imprescindible del bienestar de los pacientes y como elemento clave para retrasar la progresión de la discapacidad.

 

Aunque la esclerosis múltiple sigue sin tener cura, hoy se conoce mucho más acerca de ella y disponemos de tratamientos, pruebas y terapias específicas gracias a los avances de la medicina. Ojalá se logren avances tan significativos en los próximos años.
Espero que este viaje en el tiempo os haya resultado interesante.

3 pensamientos en “La EM en una enciclopedia de 1978

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.